Imagen de Laumont

La región insular, otro pedacito de Colombia

Foto tomada del libro “ABC del folklore colombiano”, de Guillermo Abadía Morales.
Son pocas las páginas que Guillermo Abadía Morales dedica a la descripción del folclor de la región insular colombiana, que corresponde a las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, ubicadas en el Mar Caribe.
De hecho, el registro que hace sobre la oralidad en esa región responde a una herencia del antiguo departamento de Panamá, que es la leyenda de Old Nancy, una historia en la que varios animales son personificados y que en el Pacífico es conocida como Anancé.
Desde Panamá llegaron también algunos ritmos que caracterizan a esta zona del país, el Calipso y el tamborito, aunque los más populares son el reggae y el mentó, procedentes de Jamaica; y el quadrille y el schottisch, de origen europeo.
Esta es la descripción que Abadía hace de los pobladores de la isla, a quienes dividió en tres grupos:
Población raizal, de religión protestante y tradiciones anglonorteamericanas. Su ascendencia es fundamentalmente africana, con alguna influencia miskito, europea y oriental (china y javanesa).
Continentales, llamados en el lugar como pañas, son predominantemente mulatos venidos de los departamentos de Atlántico y Bolívar; los de  ascendencia mestiza son en su mayoría del departamento de Caldas.
Sirio-libaneses, desplazados comúnmente desde el territorio continental colombiano, concentran un enorme poder económico y una comunidad muy cerrada”.
 
Fuente: “ABC del folklore colombiano”, de Guillermo Abadía Morales.
 

 

Periodismo Sin Afán REvista Libros y Letras